Desarrollo del país: Por el ingeniero José Lauro Moncada

I.- RESUMEN

Las proyecciones de los proyectos de transmisión generalmente oscilan entre 20 y 25 años, llamado también año horizonte.

A principios de los años 70 se hicieron las proyecciones a nivel nacional a 20 años en los sistemas de transmisión, planificándose la construcción de subestaciones de transmisión a nivel nacional, diseñando las líneas de transmisión que conectarían eléctricamente al país. Para ello se diseñó un sistema de transmisión adecuado y su interconexión. Esta proyección termina en la década de los 90, teniéndose para la fecha un 94% electrificado el país.

A partir de la década de los 90, la electrificación en el país ha avanzado lentamente, construyéndose líneas y subestaciones de transmisión relevantes que aún no han sido inauguradas, teniéndose entre un 80 a 90% de avance sin finalizar por falta de presupuesto.

En los actuales momentos se tienen constantes cortes de servicio eléctrico a nivel nacional por la falta de capacidad de generación, tanto térmica como hidráulica, que se traduce en la insuficiente transmisión de energía eléctrica y a su vez en entrega deficitaria de energía en las diferentes subestaciones del país, para su respectiva distribución y comercialización a los clientes finales (empresas) para impulsar el desarrollo del país.

Este déficit de generación térmica e hidroeléctrica, generado por la falta de mantenimiento y construcción de nuevas centrales, así como el abandono de la mayoría de centrales de generación distribuida a nivel nacional, ha llevado al país a tener constantes apagones por las fallas de líneas a 230, 400 y 765 kV, ya que las mismas están trasmitiendo, en ocasiones, violando los límites de capacidad de trasmisión.

Es importante destacar que cualquier país del mundo no se desarrolla si no se posee transmisión de energía eléctrica continua y confiable para alimentar eléctricamente a nivel nacional las empresas o fábricas que se encargan de producir alimentos y medicinas para el bienestar de la población, y que permitan la fabricación de maquinarias para el transporte del personal y dichos productos.

Para poder tener una infraestructura que permita desarrollar el país es estrictamente necesario activar las instituciones o gremios más importantes del país, entre los cuales se encuentra el Colegio de Ingenieros de Venezuela (C.I.V.) y las Asociaciones suscritas al mismo, como se puede mencionar a la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica. Mecánica y Profesiones Afines (AVIEM), la cual tiene 60 años de fundada, pero con una gran cantidad de años sin funcionar. Sin embargo, un equipo de profesionales, preocupados por la situación que está presentando en el país a nivel energético, está reactivando la asociación para ofrecer al gobierno nacional asesoría y proyectos que puedan incrementar la generación, transmisión, distribución y comercialización que permitan crear y relanzar empresas para el desarrollo de nuestro país.

SOLUCIONES A CORTO PLAZO. OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO

La operación y mantenimiento (O&M) de cualquier sistema, es uno de los factores más importantes para mantener operativo los procesos de producción a corto plazo, entre los cuales se pueden nombrar el mantenimiento preventivo para que el mantenimiento correctivo sea lo menos traumático posible.

En el sistema eléctrico del país se tiene un déficit en el mantenimiento. Es importante aclarar que este mantenimiento debe ser contratado con empresas nacionales e internacionales, con las credenciales suficientes que den confiabilidad a los procedimientos e implantación de las reparaciones y sustituciones necesarias para operar los sistemas.

En las soluciones que se pueden atacar a corto plazo, se encuentran los diagnósticos o auditorías técnicas y recuperación de equipos y sistemas con la utilización de mínimos recursos económicos, mientras se consolidan empresas dispuestas a invertir en el sector eléctrico a mediano y largo plazo.

SOLUCIONES A MEDIANO Y LARGO PLAZO. INGENIERÍA, PROCURA Y CONSTRUCCIÓN.

En el país y en el mundo existen empresas con grandes capitales económicos y técnicos que estarían dispuestos a invertir, con reglas claras, que permitan conservar sus capitales, con beneficios para ambas partes, que den como resultados procesos para ganar – ganar, que es la fórmula mágica en los negocios de inversión.

Estas empresas se encargarían de financiar proyectos en la energía eléctrica, como es la recuperación de todo el sistema de generación hidráulico, finalizar la planta de generación Manuel Piar (TOCOMA), hablando en términos de potencia de unos 2.000 MVA y recuperar mayoría de las plantas con mayor capacidad de la generación térmica.

Para el largo plazo se pueden continuar los estudios de generación hidráulica en el alto Caroní, los cuales se encuentran con un avance importante. Adicionalmente se tiene el eje Orinoco – Apure que permite la construcción de plantas eléctricas utilizando nuestro más preciado mineral hasta los actuales momentos como lo es el petróleo. Estos proyectos energéticos están íntimamente ligados en un modelo que se ensambla a la perfección para la producción de petróleo y energía eléctrica.

El eje Orinoco – Apure permite la estructura de un eje de desarrollo en el área de influencia inmediata de los ríos Orinoco y Apure, a través de la identificación, promoción y ordenamiento de una serie de actividades productivas y sociales, capaces de generar un importante proceso de ocupación territorial e intercambios económicos de bienes y servicios. La importancia, diversidad y magnitud de los estudios y obras involucradas, sitúan al eje Orinoco – Apure como una gran obra nacional, con un alto componente estratégico y geopolítico que persigue una ocupación más racional del territorio venezolano y mejor aprovechamiento de sus recursos.

La utilización de los ríos Orinoco y Apure como eje de convergencia de diversos proyectos y actividades, haciendo el mayor uso posible del transporte fluvial para el traslado de productos e insumos y estimulando las complementariedades interregionales.

La AVIEM está trabajando para reunir las diferentes empresas de consultoría e ingeniería a nivel nacional y mundial, basado en la tenencia de profesionales con mucha experiencia técnica, ya que se cuenta con relaciones interpersonales obtenidas de la Ingeniería, Procura y Construcción (IPC) de los distintos proyectos energéticos, durante los últimos 50 años en las principales empresas a nivel nacional e internacional, garantizando una cartera de empresas con conocimientos y experiencia a nivel energético.

CONCLUSIONES

Por la situación presente en el país, en cuanto a lo político, económico y social, se debe buscar financiamiento nacional e internacional, con empresas que estén dispuestas a invertir, utilizando como pago la inmensa cantidad de materia prima existente en Venezuela, haciendo concesiones por tiempo determinado mientras se estabiliza política, económica y socialmente el país.

El eje Orinoco – Apure sería la región del sur que permitiría el desarrollo del país en todos los sentidos, ya que al impulsar los proyectos sería una zona excelente para la producción agrícola, ganadera, industrial, entre otros. En concordancia con las zonas andinas, central y oriental como bastiones del desarrollo del país.

La AVIEM sería una asociación asesora y propulsora de proyectos de operación y mantenimiento de envergadura en la ingeniería, procura y construcción para proponer al gobierno nacional progreso a corto, mediano y largo plazo. Para lo cual se cuenta con la materia prima por no contar en los actuales momentos con capital para implantar dichos proyectos.

Ing. José Lauro Moncada
Especialista en instalaciones eléctricas.
Vocal de la AVIEM

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *